Scotiabank-BBVA: familia Said se queda en banco fusionado y busca crédito por US$250 millones

Con lupa en mano, la familia Said está revisando los últimos puntos del acuerdo preliminar que sellará su permanencia en el nuevo banco que surgirá tras la fusión entre BBVA y Scotiabank. Una operación que ha hecho trabajar hasta altas horas de la madrugada al empresario Salvador Said, quien representa al grupo como segundo mayor accionista del banco BBVA con el 31,62% de participación. Los también controladores de Parque Arauco y Embotelladora Andina manifestaron su intención de seguir participando en el negocio y, de concretarse, están dispuestos a invertir aproximadamente US$500 millones para convertirse en dueños de hasta 25% del negocio combinado, una vez que Scotiabank Chile y BBVA Chile se fusionen.

Si bien la familia Said Somavía tiene recursos líquidos correspondientes a la venta de Cruz Blanca, no son suficientes para cubrir toda la transacción. Ello significa que US$250 millones serán aportados con capital propio, pero el remanente corresponderá a préstamos.

Por ello, durante la semana pasada se reunieron con los bancos de mayor tamaño de la plaza para sondear su disposición a entregar los recursos, operación que implicaría dejar parte de las acciones del banco fusionado como garantía a favor de los acreedores. En la industria, estiman que la transacción se podría zanjar mediante un crédito sindicado a 6 años plazo.

Junto con anunciar su permanencia en la nueva entidad, la familia Said renunció a su derecho preferente de adquisición de las acciones pertenecientes a BBVA en BBVA Chile. No obstante, se reservó el derecho de licitar todas o parte de sus acciones en la Oferta Pública de Adquisición (OPA) que llevará a cabo Scotiabank, 30 días después que los reguladores aprueben la fusión.

Aclarada la posición del grupo Said dentro de BBVA Chile, las conversaciones con Scotiabank apuntan a cerrar algunos ítems que aún no están zanjados como el porcentaje y el monto final de la compra de BBVA Chile. Ayer, el gerente general de Scotiabank, Francisco Sardón, aclaró que la familia Said “mantiene el derecho de poder participar en el banco con cualquier porcentaje que se ubique entre 0% y 25%”. Fuentes conocedoras de la operación agregan que los Said están negociando una participación del banco resultante de la fusión que estaría en el rango de entre un 20% y 25%. Con este telón de fondo, ayer Salvador Said señaló mediante un comunicado que se trata de “un hito relevante para nosotros porque encontramos un socio con una visión de largo plazo que nos permitirá aportar estratégicamente a través de una participación activa y relevante en el directorio”. Es más, en el documento comunicó que ambas familias mantendrían una participación en la mesa en línea con la que tienen hoy en BBVA, conservando José Said la presidencia del banco. Actualmente, el grupo ocupa cuatro de los nueve puestos en el directorio, y mantendrán cuatro en el nuevo directorio que estará conformado por un total de 11 miembros.

Plazos y acuerdos

Tomada la decisión, la familia Said se encuentra trabajando junto a Scotiabank en los términos finales del contrato de compraventa. Además, afinan el nuevo pacto de accionistas, el cual debería quedar zanjado en los próximos veinte días según fuentes cercanas a las tratativas. El objetivo es que una vez fijados todos los términos del acuerdo, este se suscriba y se envíe al banco regulador de Canadá. Además, todavía falta por definir las valorizaciones finales del banco así como los términos de intercambio. En un comienzo, se hablaba de una oferta vinculante por BBVA Chile que rondaría los US$2.700 millones. No obstante, ésta fue superada con creces, luego de que Scotiabank valorara a BBVA Chile en alrededor de US$3.200 millones. Sin embargo, según precisan fuentes conocedores, aquellos números no son definitivos.

Sardón ayer aclaró en una conferencia de prensa que en los próximos días presentarán el archivo de solicitud de aprobación al regulador local, con todos los detalles de la transacción. “Si pensamos que esa aprobación podría estar saliendo en el mes de abril, una vez que salga la aprobación hay que hacer la OPA por el resto de las acciones, porque también hay un 0,2% de acciones de minoritarios de BBVA, y por ley tenemos que comprar a todos los que quieran vender”, adelantó el ejecutivo.

Según comentó Sardón, si en abril se logra contar con el visto bueno de las autoridades, y considerando que luego el holding tiene 30 días para lanzar la OPA, la transacción se concretaría en mayo, dando paso a un período para realizar los pagos respectivos. Es decir, el cierre de la operación se realizaría en junio. “Finalmente se hace una solicitud al regulador para poder hacer la integración legal, donde nace realmente un sólo RUT, una sola entidad”, finalizó Sardón.

Esta operación coincide con la estrategia de Scotiabank de aumentar el alcance en el sector bancario chileno y en los países de la Alianza Pacífico. De hecho, pese a que el banco canadiense tenía como meta llagar al 10% de participación de mercado -medida por colocaciones-, con la compra de BBVA, la firma superó esta cifra con creces, ya que duplicaría su actual market share, llegando al 13,7%. De este modo, se convertiría en el tercer banco privado más importante dentro del mercado local

Artículo de L. Navea – M. Marusic – M. Villena 

Fuente:  Pulso

Comparte este post

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

X
0
    0
    Carro de Compras
    No tienes comprasAgregar servicios
    Integra hoy ConFinanzas GO a tu contabilidad Conoce más
    Hello. Add your message here.