Artículo de Opinión

19.07.2022

¡Estamos en crisis!... ¿Podemos hacer algo para mejorar?

¡ESTAMOS EN CRISIS!... ¿Podemos hacer algo para mejorar?

Inflación, recesión, delincuencia desatada, amenaza institucional, estancamiento económico, obsolescencia modelos de negocios, mala calidad de la educación, políticos inexpertos para gobernar, bajos niveles de productividad, falta de respeto al otro, violencia con alto poder de fuego y… un largo etcétera.

Compleja situación la nuestra. La desesperanza es la primera emoción que nos embarga en la actual situación de nuestro país. Para aliviar nuestras penurias, muchas veces lo primero que hacemos es generalizar el problema, pensar que es “todo el mundo” el que está mal, así nos sentimos parte de algo que le ocurre a todos, como si eso fuera a aliviar en algo nuestra situación, pero lo cierto es que esta no es una situación generalizada, no existe un solo mundo, son miles los países, sistemas políticos, modelos económicos, mundos existentes distintos, donde  curiosamente… no todos los países están tan mal como CHILE; es cierto que todos los países se vieron afectados por la pandemia del Covid-19, que enfrentan una probable recesión económica fruto de la paralización del comercio por dos años y donde la población se mantuvo encerrada. También no es menos cierto que parte del mundo está enfrentando una guerra sucia e injusta, la de Rusia contra Ucrania, que fue atacada solo por estar donde está, “razones geopolíticas” de la maldad.

Pero, a pesar de todas esas externalidades, hay países que están creciendo con equidad y ofreciendo buena calidad de vida a los habitantes de ese mundo, ¿dónde?, en Canadá, Nueva Zelanda, Australia, solo por nombrar algunos lugares donde sí he estado, y lo cierto es que son otras realidades, puedes caminar por sus calles sin el temor de que te asalten, o conducir un auto sin el miedo a una “encerrona”; puedes emprender con grandes posibilidades de que perdures en el tiempo, puedes ir a un bar, sin riesgos, parecen otros mundos, mundos tranquilos, en paz, respetuosos y con un gran crecimiento económico, social y cultural.

¿Como lo hicieron ellos para no verse tan afectados por las externalidades del mundo?

La verdad es que en el mundo siempre han existido guerras, injusticias y catástrofes que, sin duda, cambian la condición y posibilidades de ser mejores. Pero hace cinco o diez años Chile no estaba tan mal como ahora, no existía la violencia que existe hoy, eso no es un problema externo, las empresas e industrias no eran tan improductivas como lo son hoy, la calidad de la educación empeoró a pesar de los millones invertidos en ese sector, no existía tanta incertidumbre para invertir o emprender, éramos un país que vivía en paz; sin duda, había brechas de injusticia social en muchos frentes, injusticia que no ha disminuido a pesar de todas las ofertas de mejora; en resumen, la mayoría de los graves problemas que nos aquejan hoy son de nuestra exclusiva responsabilidad, y eso… es una muy buena noticia, porque si queremos mejorar no depende de circunstancias ajenas, depende solo de nosotros ser un país mejor.

¿Qué hacer, entonces, para enfrentar esta crisis? Creo que nos falta retomar el amor por nuestro país y nuestra patria. Amar es una responsabilidad, significa proteger, cuidar y admirar, respetar y hacer respetar sus emblemas y símbolos; no podemos permitir que se basuree nuestro emblema nacional o que se ponga en riesgo su existencia, porque eso significa que nos están denostando a todos los chilenos.

Debemos estar mucho más atentos y ser mucho más responsables con nuestras acciones como ciudadanos, no podemos votar apruebo y después “arreglar” el entuerto, debemos ser claros, cuando algo no sirve, la votación debe decir Rechazo. No podemos creer que cosas políticas que se conciben basadas en el temor y el terror sean buenos conducentes para nuestro país. El odio y la revancha no conducen a nada bueno para nuestro país, solo generan retroceso y costo para aquellos que más necesitan. Espero y ruego que este paso en falso de una Nueva Constitución forzosa nos permita aprender. Si necesitamos cambiar las reglas de nuestras instituciones, que  definan esas reglas gente preparada, competente, que ame a Chile y no tengan compromisos ideológicos con nadie. La Constitución no es un tema de izquierdas o derechas, es un tema país, a todos nos afecta, a todos nos guía.

También debemos ser responsables de nuestras decisiones como ciudadanos; elegir como gobernantes a personas que no tienen ninguna experiencia ni formación, indudablemente llevará al país a cometer errores que tendrán un alto costo; no podemos ser tan ingenuos y pensar que alguien que “habla bonito” y “parece confiable” nos puede gobernar. No hay que ser magos para saber cuál será el resultado de esta experiencia para el país. En esta materia, el equivocarnos tiene un alto costo.

En esa misma línea, hoy nos están ofreciendo una cuarta reforma para recaudar más impuestos y así poder cumplir con los exigentes programas de mejoras sociales que el país tanto necesita. No olviden, esta es la cuarta reforma, el discurso y los motivos son parecidos a las tres reformas anteriores; cabe preguntarse, entonces, ¿qué pasó con los recursos que se recaudaron en las reformas anteriores?, ¿si los objetivos no se cumplieron antes, por qué deberíamos confiar en que esta vez sí cumplirán su promesa de “ayudar a los que más necesitan”? El tema de fondo no es si se recaudaron o no los cuatro puntos del PIB que dicen necesitar, el tema no es cómo tener un sistema tributario más justo, el tema de fondo es “¿cómo nos aseguran que las platas recaudadas llegarán a los que más lo necesitan?”.

¿Por qué en vez de hacer más reformas tributarias no plantean revisar la distribución del presupuesto fiscal para cautelar y asegurarse de que los recursos destinados a temas sociales lleguen y, si no es así, reasignar cientos de partidas que se pierden por ineficiencia o inoperancia de los programas de gobierno? Puede que eso sea mucho más eficiente que lanzar una nueva reforma tributaria.

Sin duda, para mejorar debemos estar más atentos, ser más responsables como ciudadanos y exigir a nuestras autoridades que hagan bien su trabajo y terminen de engañar a la gente con “cantos de sirena” y ayudar a los que más necesitan. De algún modo es comprensible la poca responsabilidad de la mayoría de los que votan; más del 50% de nuestra población no entiende lo que lee, esa es una de las principales razones para estar como estamos. Debemos exigir educación de calidad para todos; si así fuese, muchos de los que hoy gobiernan o nos han gobernado no habrían tenido ninguna posibilidad de hacerlo.

Puede que alguno de ustedes se pregunte por qué yo o quién soy yo para dar este tipo de opiniones; a ellos les respondo que soy un ciudadano que ama nuestro país y haré lo que esté a mi alcance para tener un Chile mejor. En resumen, ¿qué hacer en tiempos de crisis? No ser ingenuo, estar atentos, amar a Chile y, como ciudadano, actuar con responsabilidad.

Comentarios a Gerentes@Trantecnia.cl

Fuente:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

2 comments on “¡Estamos en crisis!… ¿Podemos hacer algo para mejorar?

  1. Felicitaciones por su excelente exposición de la situación del país y de la sugerencia de votar rechazo por la propuesta de la nueva Constitución Política de nuestra República de Chile.
    Concuerdo plenamente con su exposición a la que le agregaría algunas consideraciones para tener presente, como:
    – Si a las AFP pero con un control más al hueso respecto de los resultados de sus gestiones de inversiones de los fondos de sus afiliados haciéndolos responsables de asumir parte de las pérdidas que se produzcan en los fondos C, D y E con sus utilidades, ya que las pérdidas en mi opinión, son mala gestión.
    – Porque debemos cargar el Estado, que somos todos los chilenos, con una doble administración, la elegida por votación y los designados en representación del presidente de turno – los delegados presidenciales y toda la infraestructura que eso conlleva. En la propuesta constitucional no se menciona nada al respecto.
    – Porque no mejorar la salud pidiéndole a los señores empresarios del rubro, colaboren sólo con un 10% de su capacidad instalada en la atención gratuita de chilenos de escasos recursos, o colaboren en la atención gratuita de un número de adultos mayores por ejemplo.
    -Porque no mejorar la infraestructura productiva evitando todo el comercio ilegal, en el cual también nosotros tenemos responsabilidad al comprarles a ellos, cuando no corresponde, y si fueran legales: no sabemos si son robados y de su calidad, ni hablar.
    – Porque no mejorar la eficiencia de la administración del estado en todas las obras en ejecución que se licitan y me atrevo a aventurar, un alto porcentaje de ellas terminan con las empresas declarándose en quiebra y así, no asumir su compromiso. ¨Puente Cau Cau”, Hospital de Curico, y quizás cuantas más en todo el país. Es re fácil declararse en quiebra y crear otra empresa igual al ladito, sólo con las iniciales del dueño de la empresa quebrada y la nueva creada.
    – Porque no mejorar la educación entregando cultura además de los conocimientos específicos de lo que se estudia, para que así seamos más honestos en nuestras actuaciones y no nos tengan que amenazar para que seamos mejor persona; como ejemplo: no importa el estrato social o cultural de alguien que visite Pucón, pero todos se cuidan de ensuciar ni las calles, parques o donde realicen sus actividades de recreación.
    Podría seguir planteando varias más opciones de un mejor país, pero son palabras al viento cuando uno les habla a los jóvenes y no tantos, cuando nosotros los adultos no asumimos nuestra responsabilidad de enseñarles valores o principios con hechos y no palabras.

    Muchas gracias por el espacio para expresar algunas de mis consideraciones.

    1. Mi nombre SILVANO M. MARTINEZ SUTAR. En este articulo se menciona a las AFP y se sugiere una control mas intenso. Pero me permito dado a mi experiencia en un punto importante denominado DEUDA PRESUNTA AUTOMATICA . EN ESTE CONTEXTO SE PRESUME LA DEUDA PREVISIONAL, pero resulta que en la práctica esto se transforma en un NEGOCIO para las EMPRESAS DE COBRANZA debido a que el Empleador generalmente PYME no informó digitalmente la desvinculación de 1 trabajador ya que PREVIRED no lo hace. y resulta que aparece una deuda de 7 años que es millonaria pero que no es REAL .Ejemplo: 1 trabajador Extranjero se va del país y no firma finiquito y no le interesa sus fondos previsionales porque no le sirven en su país. Tengo un Estudio Contable y he tenido que desvirtual estas COBRANZAS NO REALES . Está bien si el Empleador DECLARA pero la PRESUNCIÓN no la tiene ni siquiera el DELINCUENTE EN CHILE pero si el EMPLEADOR en este tema QUE DEBE REVISARSE.

      si el

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Más noticias

Últimos comentarios

X
0
    0
    Carro de Compras
    No tienes comprasAgregar servicios