Bitácora Laboral

17.09.2022

Los beneficios del modelo de trabajo por objetivos

Los beneficios del modelo de trabajo por objetivos

Se trata de una modalidad de trabajo cada vez más utilizada en el mercado laboral que pretende mejorar los índices de productividad dentro de las empresas, ya que este sistema puede ayudar a mantener a los equipos de trabajo informados, con claridad y foco y, por tanto, motivados.

Las compañías que han adoptado este sistema de trabajo ofrecen a sus equipos retribuciones variables dependiendo del trabajo realizado y los objetivos alcanzados, nunca en función de las horas empleadas para conseguirlos, midiendo el trabajo por cumplimiento de indicadores.

Mucho se habla de trabajo por objetivos, pero, ¿realmente trabajamos así todas las áreas de una compañía? Aparte de medir y monitorear los objetivos comerciales y operacionales, no es común escuchar que otras áreas de una empresa gestionan su desempeño con indicadores claros y medibles. Trabajar por objetivos puede resultar una muy buena estrategia para aquellas organizaciones que quieran permanecer competitivas, atractivas, rentables y sostenibles.

Para establecer objetivos realistas y medibles en este modelo de trabajo es necesario definir cuáles son los KPI (Key Performance Indicators o indicadores clave del rendimiento) esenciales de cada Compañía como Ebita, Gross Profit, Gross Margin, facturación, nuevos clientes, NPS, rotación, entre otros. Y, en función de estos, cada área de la Compañía debe definir los indicadores internos para apoyar en la consecución de estos objetivos planteados. Así, nos aseguramos de estar alineados y con foco.

Es muy importante dedicarle el tiempo necesario a este punto ya que nos servirá como fuente de datos para la posterior evaluación de resultados.

Retos del trabajo por objetivos

Según datos de la OECDE, Chile es uno de los países menos productivos, pese a que en 2021 tuvo un crecimiento de 7,4 y 8,7%. Si bien este resultado se explica por una economía fuertemente sobrecalentada con una expansión del PIB, el teletrabajo también hizo lo suyo. El número de empresas que motivan a sus empleados con el trabajo por objetivos está aumentando día a día. Es cierto que para los trabajadores esto puede suponer un gran cambio a la hora de desempeñar sus funciones, pero, tanto para la empresa como para las personas que forman parte de ella el trabajo por objetivos puede ofrecer grandes ventajas, una vez adaptados a los cambios que esta metodología implica.

Los cambios más destacables son la gestión del tiempo y el espacio de trabajo.

En el primer caso, la gestión del tiempo de trabajo pasa a manos del propio trabajador, con el uso de las herramientas adecuadas que pone a disposición la compañía y con el correcto seguimiento y apoyo del líder. Es éste quien administra su jornada para cumplir con los objetivos establecidos, por lo que no tiene que ceñirse a un horario rígido. Lo que importa es cumplir.

En el segundo, el espacio de trabajo, este puede verse afectado en los casos en lo que se implemente el teletrabajo sin los apoyos necesarios.

Para la correcta implantación del modelo de trabajo por objetivos tanto las empresas como los profesionales deberán adaptarse a estos cambios de la manera más ágil posible.

5 beneficios de trabajar por objetivos

Sabemos que el trabajo por objetivos y no por horas resulta más motivador, fomenta la competitividad, innovación, autonomía y, además, logra que los equipos se involucren en mayor medida con su trabajo. Pero, ¿Qué otros beneficios aporta?

Contribuye a la eficiencia: las personas deben ser conocedoras de que el trabajo estará completado cuando se cumpla con los objetivos y que, por haberlo realizado satisfactoriamente, recibirán incentivos. Esta es una forma de recompensar la eficiencia, lo que ayudará a potenciar y a mejorar los ratios de productividad.

Motiva a las personas: con este estilo de trabajo, los trabajadores pueden llegar a conocer sus verdaderos límites, descubrir sus capacidades y desarrollar un alto grado de autonomía.

Mejor control de los resultados: resulta más sencillo medir los resultados, tanto para el talento como para su líder. La competitividad de la empresa puede aumentar considerablemente gracias al trabajo por objetivos, puesto que se podrá analizar de forma efectiva la eficiencia de las tareas realizadas y cómo se aporta al objetivo compañía. Esto aporta un mayor involucramiento de las personas con la empresa debido a que conoce el real impacto de tu trabajo.

Potencia el desarrollo de talento: al realizar un seguimiento por objetivos de los procesos de trabajo, es más sencillo identificar a los trabajadores con mejores resultados. Si son varias las personas que ocupan el mismo puesto con unas tareas parejas o similares, analizar los resultados en cuanto a calidad y productividad, ofrece una inmejorable oportunidad de descubrir a los colaboradores más eficientes. Y así destacarlos y reconocerlos.

Diferencia clara de roles: en ocasiones, el talento no es plenamente consciente de su función dentro de la empresa, ni de lo importante que resulta su trabajo para los objetivos globales de la compañía. En este sentido, el empleo orientado a resultados contribuye a establecer una diferenciación clara en las funciones de cada persona, delimitando las responsabilidades y mostrando de forma transparente su contribución al éxito de la empresa. De esta forma, el trabajador sabrá qué es lo que se espera de él y se fomentará la sensación de orgullo en el profesional, al conocer exactamente cómo ha contribuido al buen desempeño general de la organización.

Desventajas del trabajo por objetivos

Sin embargo, si es que no se trabaja de la manera adecuada, pueden haber desventajas y presentarse algunos inconvenientes:

Mayor competitividad entre compañeros: trabajar por objetivos puede servir de ayuda a la empresa para conocer qué empleados son más eficientes y premiarlos por ello. Pero esto puede generar cierta competitividad entre los compañeros que si no se gestiona correctamente puede empeorar el clima laboral.

Menor control: la autonomía que proporciona este modelo de trabajo por objetivos puede influir en la pérdida de control por parte de los supervisores, sobre todo cuando se cae en el micromanagement. Acá lo importante es rescatar el costo/beneficio.

Requiere más recursos para la medición de resultados: se necesita invertir en recursos y tiempo que ayuden a medir la consecución de objetivos, ya que a veces resulta muy complicado medir los resultados y compararlos con los objetivos. La solución es hacer un buen trabajo inicial de establecimiento de objetivos, dónde y cómo reportar y desde dónde obtener los resultados para identificar gap y levantar alertas para establecer planes de acción.

Puede incrementar el sentimiento de estrés laboral: tener que cumplir con ciertos objetivos e intentar ser el mejor a veces puede generar estrés y conflictos en el equipo. Incluso puede verse disminuida la colaboración y cooperación del equipo ya que cada miembro se centra en su propio desarrollo. Esto se gestiona con líderes preparados para motivar y destacar las ventajas del modelo para las personas y empresas y sacar lo mejor de cada uno.

Puede verse afectada la calidad: por querer cumplir con los objetivos no se presta ni la atención ni el tiempo necesario a las tareas. Esto se gestiona midiendo y dando importancia a ambos factores.

Ejemplos de trabajo por objetivos

Un ejemplo muy común y sencillo que refleja cómo es el trabajo por objetivos es la labor de un comercial o un promotor que, por norma general, cuanto más venden más cobran.

Otro ejemplo donde también puede aplicarse es en una oficina, eso sí, solo si la naturaleza de su actividad permite establecer objetivos medibles. En este caso, se fijan metas mensuales con las que los trabajadores tienen que cumplir. Por ejemplo, en un departamento de marketing digital pueden fijar un objetivo de captación de X leads al mes, tráfico, engagement, imagen de marca. No es necesario que dediquen 8 horas al día a ello, simplemente que a final de mes se alcance o supere el objetivo marcado.

En finanzas DSO, calidad. En atención al cliente satisfacción, NPS. En IT proyectos realizados con éxito, en Compras, cobertura de solicitudes procesadas, NPS de las áreas solicitantes. En Legal, volumen de multas, entre tantos otros.

En conclusión, esta forma de trabajar permite que el trabajador se organice según crea más conveniente y esto contribuye a un mejor equilibrio entre la vida personal y el trabajo, un factor que es altamente valorado por los trabajadores en Chile. En este sentido, según el último informe de Randstad Workmonitor: Radiografía del Trabajador en Chile 2022 un 84% de los trabajadores declara que es importante o muy importante para ellos poder establecer su propio horario en función de su vida personal.

Esta conciliación de la vida laboral y profesional puede ayudar a aumentar la motivación que, como ya sabemos, se traduce en una mayor productividad, por tanto beneficia tanto a tu empresa como a tus colaboradores.

Fuente: Randstad Chile

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Más noticias

Últimos comentarios

X
0
    0
    Carro de Compras
    No tienes comprasAgregar servicios